Politizarse 101

Hagamos un pequeño tutorial de cómo politizarse: primero, nazca. Segundo, sobreviva a los primeros años de vida. Tercero, salga a la calle. Cuarto, relaciónese. Observe, escuche, lea. Felicidades, ya está politizado. Ya es, con todo derecho, un animal político con una ideología y una visión personal del mundo, lleno de sensibilidades, puntos de vista y subjetividades que evolucionarán, se alternarán, variarán. Finalmente, morirá. Y, cuando lo haga, será recordado por lo que hizo. O sea, por su política vital.

Que sea un animal político significa que no puede comprender/aprehender el mundo en su totalidad. Es tan vasto, tan inmenso, tan poliédrico y lleno de recovecos a los que nunca accederá, que necesita limitarlo y definirlo. Esto es la ideología. La forma que le damos a la realidad. La realidad que creamos a nuestra medida. En un principio, la ideología nace de nosotros. Mediante nuestras propias experiencias, nuestras vivencias personales, construimos esta ideología. Más tarde, sin embargo, la ideología llega hasta nosotros y nos consume como el peor de los virus. Porque, como todo, la ideología había sido inventada mucho antes que nosotros mismos. La ideología es una herramienta para comprender la realidad, como los diccionarios o Google Maps. Claro que esto también es político y está atravesado por ideologías, ya que son constructos humanos.

No hace falta tener un discurso conscientemente político para ser político. Y, de hecho, tampoco tener un discurso conscientemente político hace que tú, tu discurso y tu política seáis mejores o peores que los del de la persona de al lado, quizá más inconsciente, quizá menos fervoroso, quizá más inocente. Porque la ideología es una serie de razonamientos (pueden ser creencias, pueden ser certezas, pueden ser empirismos o reflexiones) que tomamos como propios y usamos para interactuar con nuestro mundo. En torno a esto, creamos, hacemos, decimos. Y, en torno a esto, criticamos, analizamos, cribamos. Todo es política, porque todo tiene una historia, un discurso, una transcendencia. Y no puedes huir de ella.

Aunque hay quien lo intenta. Existe, como oposición a la política, la apolítica. En realidad, la apolítica es reaccionaría. Es la exigencia del olvido. Las pretensiones apolíticas constriñen, pretenden eliminar la capacidad de las personas para moldear su propia realidad, para abrazar una ideología concreta. Pretende inventar un vacío, una nada absoluta en la que todo discurso quede desdibujado.

La apolítica, además, pasa por ser una neutralidad irreal. El Juez Dredd lo tiene bastante claro:

neutral

Pero la apolítica se escuda en la irreflexión, en pretender que hay cosas de las que se puede hablar y cosas de las que no, del cómo, el dónde, el qué y el cuándo están permitidas ciertas reflexiones. Aunque esto no es nada nuevo, claro. En todo caso, es una retirada, una huida hacia adelante, en un mundo donde la conciencia y la política ocupan cada vez un lugar más relevante en un país que ha estado durante muchos años bajo el yugo del no pensar, del no actuar, del no politizarse. Donde las heridas de un fratricidio aun no se han cerrado, porque eso, precisamente, sería politizarse, sería escoger bandos. El olvido es falsamente neutral porque no recuerda cual es su política, aunque la tenga. Se refleja esta idea en The Look Of Silence, donde los asesinos piden no entrar en política, hablar de otras cosas. Como si la política no atravesase cada circunstancia de la vida del protagonista, llevando sobre sus hombros el cadáver de un hermano asesinado.

Así constriñe. Así pretende someter la apolítica a la diversidad, a las voces, a la democracia de las ideas. La apolítica es otra ideología más, solo que se reviste de ignorancia, de desconocimiento, de auto-exploración y auto-crítica. Y habrá quien la admita de forma inocente, directa, sin dobleces. Pero es, también, una herramienta. Uno que mina nuestras capacidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s