Héroes para las niñas

Hablemos de Igualdad. La igualdad es poder ganar un salario igual, sin importar tu género; la igualdad es poder pasear por la calle de forma igual, sin importar tu género; la igualdad es que te traten, hables con quien hables, de forma igual, sin importar tu género; la igualdad es, en definitiva, un ideal a alcanzar, una narrativa global, un discurso común en el que todos debemos formar parte y asumir como propio.

De lo que se habla menos, y es ahí el hueco por donde se cuelan los cientifistas objetivistas (esa gente que niega la Igualdad como meta porque todos somos distintos física y biológicamente, como si eso no estuviese contemplado en la propia busqueda de la Igualdad), es de la igualdad para aspirar a lo mismo. A soñar igual. Los sueños y fantasías, en un mundo hiperconectado dominado por la pantalla como es el nuestro, se miden en lo que vemos. Por las imagenes que recibimos y los estímulos que golpean en nuestro cerebro y se quedan ahí para despertar nuestras celulas fotosensibles, elevándolas mientras rebotan por las paredes de nuestra imaginación. Así se crea el imaginario personal, la dieta cultural del consumidor. Este imaginario es el que nos ayuda a soñar y a aspirar a cosas. El momento de formación más poderoso es la infancia, porque también es el lugar donde hay más margen para jugar con lo real y manipular discursos preestablecidos para unos adultos y que para los niños no tienen el mismo sentido. Por eso hay ya un par o tres de generaciones que se miden por su dieta cultural en la infancia: de los Fruitis a los Power Rangers, de Mazinger Z a Pokemon. De Salvados por la campana a Hannah Montana.

Sin embargo, hay un discurso continuo en las fantasías infantiles: la mujer como princesa. Quizá se señale en un primer lugar a Disney y se le achaque toda la culpa a la compañia del ratón, pero lo cierto es que es tan solo una cabeza de turco para el resto del mercado. Se coloca así un horizonte de referencias y expectativas en un género en concreto. Esto funciona en todos los casos posibles: mientras que a este se le supone ser esto, a esta se le supone ser esto otro. Escuchemos qué nos tiene que decir esta niña a continuación:

gif6

A la niña en cuestión le habían puesto el primer trailer de Avengers: Age of Ultron y luego le preguntaron si vería la película. La gran maquinaria de Marvel ha hecho que a todo el mundo le gusten sus películas. Son lo suficientemente coloridas para atraer a niños, lo suficientemente mitológicas para atrapar a estos y a los adolescentes y tienen el puntito justo de drama y acción que sirve a los adultos para justificar su visionado (en el caso de que tengan que hacerlo, aunque ya parece irrelevante esto). Sin embargo, en este vídeo de Kids React To, queda patente que a las niñas no les gusta ver a Iron Man partirse la cara con Hulk.

Quizá esta niña, en su respuesta, pueda darnos algunas pistas de por qué sucede esto. Por qué de un grupo de estudio, con niños de diferentes edades y géneros, la mayoría de niñas responden que no ante la pregunta. Esto es, después de todo, como un estudio de marketing en un públlico concreto. Hay dos reacciones que surgen de verla:

1) Lo que dice: en su magnanimidad, asume que puede haber otras niñas a las que les guste este tipo de películas. No lo sabe. Mientras, tiene claro que a los niños les gustan las películas de aventuras porque uno se espera de estos niños que les gusten estas películas. Es curioso el contraste que hace: del yo al nosotras al ellos. A mi no me gusta, puede que a otras sí, pero a los niños se les espera que sí. Se condiciona ya ambos géneros para tener unos gustos predefinidos y, por tanto, unos referentes y unos imaginarios concretos.

2) Cómo lo dice: el tono, en el final de la frase, es ligeramente irónico. No solo el tono, sino la gestualidad. Ponerse de pie y colocarse en una posición de Superman, volando por los cielos. Se nota cierto hartazgo, quizá tan solo retintín, en esa forma de esperar que los niños se embarquen en una aventura. A lo mejor es consciente de que nombrar tan solo a los niños aventureros deja al margen a las niñas aventureras. Que todo lenguaje es violencia porque nos obliga a excluir todo lo que callamos. Y en ese retintín puede dejarse entrever una queja contra ese imaginario anclado, esa forma de representación estática.

Si de los niños se espera que se embarquen en aventuras, se debe, quizás, a que no se espera lo mismo de las niñas. Porque o bien los referentes están ocultos, o, directamente, son inexistentes. En este somero repaso de películas de superhéroes a través de la historia del cine se deja entrever la relación impar de películas con protagonistas masculinos con las de protagonistas femeninas. Que de haberlas, haylas: Supergirl (1984), Tank Girl (1995), Black Scorpion (1995), Catwoman (2004), la serie de Wonder Woman (1975-79) y, si me apuras, Red Sonja (1985) y Barbarella (1968). Pero lo cierto es que son referentes un tanto problemáticos, de calidad irregular y, además, demasiado lejanos para las generaciones más jovenes y para las venideras. Si atendemos al presente más cercano, nos encontramos conque ni una película desde Elektra (2005) hasta hoy está protagonizada por una super femenina. Y habrá que esperar hasta 2017 para ver Wonder Woman.

Lo cierto es que Marvel ha tenido un par de personajes femeninos poderosos que sirven como referente en las fantasías infantiles: Viuda Negra y Gamora. Sin embargo, de la primera no se sabe aun si tendrá película propia en un futuro cercano (y no parece probable, aunque acaparase toda la atención en Capitán América 2: El soldado de invierno) y Gamora fue eliminada por completo del merchandising de Disney en las tiendas (1 y 2). ¿Qué imaginario se está creando, entonces? Se sigue estableciendo que son los niños los que salen a la aventura, mientras las niñas no dejan de ser las princesas que, pese a que Frozen parezca revolucionario en un nivel superficial, siguen siendo las mismas fantasias de siempre. No hay revolución, no hay cambio; hay estatismo y anclaje en una industria que tiene poder como ninguna otra.

Por ahí también pasa la Igualdad: por la capacidad para soñar con las mismas cosas que el resto, sin paliativos, sin reduccionismos o referentes concretos. No se trata de forzar esta maquinaria (o sí), sino de poder tener la amplitud de movimientos en la fantasía que tienen todos los demás. Porque los niños pueden escoger entre un rico alcohólico cuyo poder es el dinero y una armadura, un supersoldado fuera de su tiempo con problemas de adaptación, un dios que debe aprender mediante la caída a ser responsable y sensato y un cientifico que teme al monstruo que alberga en su interior. Y esos solo son Los Vengadores. En el otro extremo, tenemos a una mujer dura por fuera pero sensible por dentro que reparte a mano abierto, conoce todo tipo de artes marciales y sabe jugar al engaño. Y esa definición sirve para Viuda Negra y para Gamora, indistintamente casi.

Hasta aquí solo hemos hablado del binarismo sexual, claro. Porque es una batalla aun larga y ardua. Pero los superhéroes transgenero también tienen otra batalla por delante. Aquí mucho mejor explicado el cómo hacer uno.

Por supuesto, esto es tan solo un repaso al cine de superhéroes. El cine es, después de todo, uno de los mayores creadores de imaginarios que tenemos hoy en día, donde filias y fobias sociales se representan en la pantalla. Y uno de los más fáciles de acceder, también. Por suerte, hay niñas que no necesitan de esto para hacerse sus propios héroes. Por otro lado, tenemos la sección de cómics de Marvel, que parece estar avanzando en la dirección correcta. Si bien es cierto que esta Marvel siempree había tenido personajes femeninos interesantes y desarrollados (después de tantos años, colecciones y personajes, era dificil no tenerlos), se antojaban un poco al margen, meros secundarios.

Ahora por fin tenemos personajes femeninos potentes y profundos encabezando las mejores colecciones que tiene Marvel actualmente. Desde She-Hulk al equipo femenino de X-Men (se llaman Sisterhood, pero la serie sigue siendo Los Hombres X, aysh), aquí se da buena cuenta de ello. La cumbre de todo esto es la serie de Ms. Marvel. Desde su look, cosplayeable al extremo, hasta los temas que trata y cómo los trata, todo refleja un cambio de paradigma relevante y necesario. Sin entrar en muchos detalles, pues daría para otro texto, Kamala Khan es una adolescente que debe conciliar el hecho de venir de una familia pakistaní con haber nacido y vivido toda su vida en EE.UU., con ser una mujer sufriendo todas las presiones sociales que ello conlleva en el insituto, junto a su religión que es tanto rasgo identitario de una comunidad como terreno de lucha para hacerse a sí misma y, además, tener una edad en la que todo el mundo puede volcar sus odios personales hasta crear un discurso de menosprecio admitido y reconocido.

Ms. Marvel se convierte así en un referente desde el que trabajar. Debería ser un punto de partida a desarrollar, no una rara avis que se trata con distancia y veneración, pero condenada al ostracismo. Puede parecer una estrategia de marketing, algo que sirve para ampliar el mercado. Pero desde dentro del mercado es desde donde debe suceder este relevo generacional, esta revolución. La guionista, G. Willow Wilson se encargará también del primer equipo de Vengadores formado unicamente por mujeres. Pese a que muchos lo encuentren una desfachatez.

Esto es, tan solo, otro pasito más para que las niñas también puedan soñar con ser superhéroes sin que se considere una rareza o una cosa de hombres que también le gusta a las niñas. Poque todos tenemos derecho a poder volar y lanzar rayos por los ojos.

 

 

 

*La imagen de cabecera pertenece a la colección Ilustrados de Jenn Scarlett. Podéis echarle un vistazo al resto en este link. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s