’14: Only Lovers Left Alive

(2013, Jim Jarmusch)

La eternidad no es un regalo, el único regalo es el presente en el que vivimos. Poder disfrutar de este y compartir el momento, detener el instante, por ser tan bello es una tarea que requiere de los conocimientos y capacidades de seres que se nos antojan inmortales. Porque ya todo lo han vivido, cualquier cosa han sentido y saben cómo desechar lo malo y quedarse con lo verdaderamente bueno. Sea lo que sea esa dicotomía. Adán y Eva se mueven entre nosotros, sin preocuparse por la geografía o el tiempo, dos de las mayores barreras que nos atenazan a nosotros, los zombies. Tan solo temen al otro. Su sincronización es perfecta; su complementación, bellisíma. Solo ellos pueden sobrevivir al paso del tiempo, vivir en la muerte, pues han encontrado a aquel ser que los completa. Son luz y oscuridad, tecnología y naturaleza, escritura y sonido. Así es como se vence al mañana, así es como se puede soportar la eternidad. No mediante nombres, mediante conocimientos o sabiduría, accesorios necesarios, incluso imprescindibles, pero no por ello menos accesorios. El momento es eterno porque la eternidad dura un momento mientras el amante quede vivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s