’14: The Wind Rises

(2013, Hayao Miyazaki)

El genio que ignora las utilidades de sus creaciones, el genio que vive en el mundo de los sueños, donde no existen las consecuencias directas y todo es un ideal. Ese genio tendrá la maldición de acabar viendo al mundo arder en sus manos. Todos esos aviones, ninguno volvió. Ahí está el único castigo posible que el genio es capaz de comprender. Es responsable en primera instancia de las fatalidades últimas por haberse cegado ante la verdad, por haber vivido siendo un iluso. Entonces se contempla la tristeza total. Por haberse dado cuenta de lo qué ha creado no era en ningún momento un ideal, un objeto más allá de la utilidad o la finalidad ajena a ser él mismo. No existe por existir. Ahí está el terremoto. Es terrible ver esa desolación. Dedicar una vida a la persecucción de un sueño para acabar convirtiéndolo en una pesadilla. Sin juicios, sin distancia irónica. Retratar la pasión, olvidando la muerte. Como si no fuesen ambas de la mano. La pulsión de vida creando infamia. Y ninguno volvió. Porque no estaba hecho para volver. Solo para irse, volar lejos, convertir el cielo en un cementerio, el mar en fuego. Todo porque el genio no estaba despierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s