’14: Upstream Color

(2013, Shane Carruth)

En el dolor nos encontramos con nuestros iguales. Ninguna otra persona aparte de nosotros sabe por qué hemos pasado a menos que lo haya pasado también. Así nace la comprensión total, la empatía definitiva. Así nace la historia de amor: a partir de una premisa de ciencia ficción sucia, pulp, una idea tarada que no debería funcionar. Funciona porque la narración, deslavazada, confusa y entrecortada, eleva su premisa a un nivel de abstracción que la hace posible. Algo inasible en ella vuelve a todo el conjunto físico. Entre los planos y lo sonidos, todo lo que el montaje omite y, por lo tanto, dice de forma negativa, suceden los sentimientos. Casi sinestesicos, casi neuronales y  casi viscerales. La confusión da paso a la violencia y da paso a la ternura. La violencia nos ha unido y puede que nos saque de esta, pero no será nuestra salvación. La de ninguno de nosotros.  Quizá Shane Carruth se ha enamorado en el intervalo entre Primer y esta. No nos podemos alegrar más por él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s