Reescribir Maléfica

la-bella-durmiente-dvd-01

Reescribir Maléfica para eliminar cualquier significado. Vaciarla, directamente. Parece ser todo lo que pretende la nueva versión de Maléfica. La villana Disney era un signo completo, con una forma magistral y un fondo de pura y simple maldad. La no invitación a un bautizo, una muestra básica de buenos modales y cortesía burguesa, desencadenaba una maldición tremebunda. El cuervo, el bastón, el manto negro, el fuego verde y, seguramente, cierto olor a azufre en su presencia demostraban que ella era la maldad sin paliativos.

Nos encontramos, ahora, con una nueva Maléfica que me recuerda al Godzilla de Gareth Edwards. Fuerzas de la naturaleza, tautológicas en su existencia. Son lo que son, no hay más que lo que ves. Godzilla intentaba detener a aquellos dos monstruos para que el balance del mundo natural regresase a un nivel estable (¿Cómo? ¿No debería eliminar a los humanos también?). Una vez cumplida esta misión, desaparecía. Maléfica era la protectora del Reino de las Hadas frente a los terribles humanos. Su misión era una y ellos eran su misión. Ya no son malvados puros, son malvados circunstanciales.

Esta circunstancia se ve reforzada por la forma, carente de cualquier fondo. La pura formalidad los muestra a ella en numerosos contraluces, resaltando sus rasgos característicos, u oculta al golpe de vista, lejos del centro del encuadre; él, bramando contra el infinito, cayendo constantemente, derrotado más por el paso de los años que por el enemigo, oculto por el agua o por la mirada humana temerosa. Su forma sigue siendo tan poderosa como fue una vez, pero,  sin nada detrás que la soporte, son meras figuras de cartón.

maleficent

No es solo que Maléfica, como figura mitológica, haya sido despojada de significado, es que se le ha añadido uno nuevo bastante más truculento que cualquiera imaginable. La dulce e inocente hada es llevada a la orilla de un río por su antiguo amante que, tras drogarla, le arrebata las alas. Las alas convertirán a Maléfica en el ser terrible que todos conocemos, estigmatizando su perdida ante el resto del mundo, obligándola a caminar cuando estaba hecha para volar. Por supuesto, nadie podrá castigar al agresor más que la agraviada. Un film de rape and revenge de manual, donde la violación sigue siendo un tabú a tratar más allá del acto.

Maléfica solo recupera su bondad e inocencia a través de una relación materno-filial con la pequeña Aurora. Quizá junto a Enredados y Brave, las tres grandes facciones de Disney han creado un tríptico sobre madres e hijas de una calidad decreciente, pero llamativos cuanto menos. Ahí está el mayor golpe de efecto de la película: Maléfica reconvertida en Hada Madrina, una especie de parche para solucionar la madre ausente. Cuida de Aurora, la vigila y la protege desde la distancia. Mientras, la madre real está completamente desaparecida y las tres hadas son unas imbéciles sin solución.

Todo este batiburrillo de significados (el ser protector, el ser vengativo, el hada madrina y madre ausente) provoca que ninguno de ellos tenga la suficiente fuerza como para ser definitivo, un significado completo. El mito debe ser claro, universal, de una obviedad tan reluciente que deslumbra y no deja ver todo lo que oculta. Maléfica, por su simpleza, era mitológica. Ahora, no es más que otro falso mito del feminismo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s