El post necesario sobre el libro ese

Cuidado aquí, este post no es necesario. Puede que sí. El acto mismo de crear lo es, pero crear un post sobre este tema (intentaré, suavemente, no mencionar de lo que estoy hablando) quizá no lo sea. Para mí lo es, porque lo estoy haciendo, claro. Hay un montón de preguntas que responder e intentaré responderlas TODAS, pero solo las interesantes. Todas las interesantes. Empecemos por la fundamental.

vlcsnap-2010-12-11-17h55m19s108

¿Qué es un libro? En serio, ¿qué es? ¿Qué veis vosotros en vuestra mente cuando menciono el término “libro”? Sabemos que la relación entre la palabra y el objeto al que evoca es totalmente aleatoria y no causal. Pero os voy a decir que veo yo cuando alguien menciona un libro: un continente. Ni siquiera es el producto final, porque el libro puede ser un ensayo, una novela, un poemario o un compendio de fotografías. El libro solo es la carpeta en nuestro escritorio donde guardamos lo importante. El libro no es nada más que una portada y una contraportada y un montón de hojas y hojas escritas. El libro no es nada.

Porque el libro, principalmente, es un término editorial. Los libros se venden, se compran, se dejan. Es el objeto que viene y va, lo físico. Dentro del libro está la novela, está el poema. Un libro, como tal, es irrelevante. Es el pendrive en donde guardamos una película o el disco en el que grabamos canciones. A quién le puede importar un libro hoy en día, que ya lo llamamos pdf, epub o e-book, enganchado, este último término, a una raíz ya antigua.

Ahora, ¿qué es la literatura? O La Literatura, con sus mayúsculas. Eso trascendental, relevante, tan importante como el respirar. La literatura no es más que una imposición. Con doce años te mandan leer una novela escrita en una lengua que dicen que es la tuya pero antigua y no entiendes y te crees que la literatura es ese ente incognoscible al que le tienes que dedicar esfuerzo, horas y mucho cerebro para descifrar qué quiere decir. Mucha gente, por obligación, se ha guardado esa idea. Y la literatura es intocable. Grandes nombres como Dostoievski, Shakespeare o Cortazar. Se pierden, claro, en que la literatura también son autores mucho más cercanos y directos. Claro que tantos los unos como los otros son igual de divertidos y estimulantes. Pero ya es tarde y la idea los absorbe.

vlcsnap-2013-06-20-00h31m03s23

Así llegamos a la problemática sobre el Libro y la Literatura. Como si hoy en día, época de un capitalismo tardío, animal acorralado más peligroso que nunca, la literatura fuese lo importante en el Libro. Agarrarse fuertemente a esa idea tan Alta que es la literatura, que crea libros donde se guarda todo el saber histórico y global. Por supuesto, el problema de creer que aun existe una Alta literatura y que entrar en librerías llena el Espíritu y el Alma como si fuese algo trascendental y no solo otra técnica del consumismo más básico.

Llegamos al Libro dejando claro ya los dos puntos anteriores: no es literatura, no pretende serlo; sí es un libro, un producto para vender como podría ser cualquier otro. El Libro es, por lo que he podido leer, un manual de rol. Ni más, ni menos. Primero, una serie de instrumentos necesarios. Alejado, esto sí, del rol y sus dados y papeles (aunque por papel que no sea), para entrar en el terreno del Art Attack más básico. Tijeras, pegamento, útiles de dibujo y, ajá, la pizca mágica: “Tiempo libre/Imaginación/Un poquito de mala leche y otro poquito de amor”.

Todo esto, ¿para qué? Para convertirte en tu ídolo. No es un juego de rol en el que eres otra persona. Un marine espacial, un aguerrido heraldo. Solo te convertirás en un youtuber. El youtuber lo hace todo con ese equipo que es el tiempo libre-imaginación-mala leche-amor. Siendo esto cierto o no, es la imagen que se muestra al espectador. A continuación, todo lo que necesita un buen videojuego arcade: puntuación. Un medidor de puntuación que determinará lo cerca que estás de tu ídolo. Quién es el mayor fan. Quién haría lo que fuera por él. Esto es tan viejo como la sociedad. Cualquier sociedad. El Libro, así, viaja por lo lúdico y no por lo literario.

vlcsnap-2013-11-26-17h42m05s139

Lo relevante llega ahora. No sé cuánta consciencia hay en este libro. Cuántas cosas han sido hechas a propósito o cuantas han salido de forma natural. ¿Estamos ya ante una generación que no comprende de soportes, sino de contenidos? Puede que el autor se haya quedado atascado en una dinámica ya vetusta (con sus memes y su idea de ser un troll), pero incluir hashtags en los retos y en el libro en general, para que tengan no una réplica, sino una interacción más allá de lo cerrado que es un libro, es puro transmedia.

Pero, ¿ha sido una práctica a posta? Creo que es algo que ya se ha codificado en la forma que tienen (tenemos) de consumir todo tipo de productos. Quizá la Literatura, los Libros, sea la última frontera. Narramos, como si fuésemos una voz en off, lo que vemos en la televisión. Incluso en los videojuegos. Este Libro no quiere que lo narres, página a página, sino que vayas más allá de él. Que lo trasciendas, aunque no sea una palabra muy apropiada. ¿Esto se hacía ya? No lo sé. Lo que tengo claro es que, si se hacía, no iba destinado a un público que comprende tan bien esta mecánica como el de un youtuber.

Hay un gran problema en todo esto, claro. Pese a que los soportes ya sean lo de menos, porque el cine lo vemos en el cine, en la televisión, en el ordenador, en el iPad y en el móvil. La música la escuchamos en cualquier cosa que tenga un altavoz o entrada de auriculares y nos lo permita. Los libros están ahí, a la zaga, poco a poco. No, el soporte ya no es lo relevante. El gran problema viene del lenguaje.

No es lo mismo ser una voz por encima de un vídeo, que entona, que modula, que ameniza, a ser la voz en el interior de tu cabeza que está leyendo. Y no me refiero solo al lenguaje puro, a las palabras, los puntos y coma. Hablo de cómo funciona un vídeo de youtube y cómo funciona un texto impreso. Intentar calcar el primero en lo segundo demuestra lo estúpido que es el primero. Pero es estúpido al trasladarlo, no en su continente natural.

vlcsnap-2014-01-13-21h27m09s93

Youtube es la inmediatez, el momento. Un libro tiene páginas, que deben ser pasadas una a una si quieres leer lo que hay dentro. Y, de querer hacerlo, tienes que detenerte un rato en ellas. Si hay alguna respuesta que no tengo (pocas son) es esta: no sé qué va a pasar a continuación. Dudo mucho que esto florezca o vaya más allá de ser algo puntual -hoy, ahora, ya se está acabando.

Lo que sí que tengo claro son las reacciones de esa gente que clama al cielo por la Literatura, por los Libros, por la destrucción de todo lo que es bello y bueno. Jurando que son mejores, que valen la pena ser escuchados, que, ay, si ellos tuviesen la oportunidad. Y esa otra, juzgando a los primeros, que qué sabrán ellos sobre Literatura. Ah, qué divertido estar en la barrera, viendo como nada cambia y todo evoluciona. Seguramente, si leyésemos más, y más variado, esto seguiría funcionando. Porque esto no tiene nada que ver con la literatura, pero tiene mucho que ver con los libros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s